Sobre la libertad de expresión y los atentados de París

Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír”. George Orwell.

Los atentados de París, si han hecho algo, ha sido conmover a todo el mundo, en especial el tiroteo al semanario satírico Charlie Hebdo, algo que no hacen el resto de atentados que, a diario, ocurren en el mundo. ¿Suponen una encrucijada? EL tiempo lo dirá, aunque creo que las posiciones están hace mucho tiempo ya fijadas.

Sin embargo, creo que, desde mi humilde punto de vista, existen una serie de cuestiones que no se han considerado o se han considerado erróneamente. La primera, sin duda, era contra qué iban los terroristas. Evidentemente, las caricaturas de Mahoma no eran los dibujos favoritos de los terroristas (los hermanos Kouachi y Coulibaly), pero hay que recordar que en el mismo día murieron 4 judíos y otros 6 salvaron la vida de milagro tras el asalto al supermercado kosher por el islamista Coulibaly quien previamente había asesinado a una policía municipal y herido a otro tras fingir una colisión de tráfico. Que sepamos ni los judíos ni los policías municipales habían pintado a Mahoma ni habían hecho nada especial que usted, lector, o yo no hagamos todos los días. Tampoco han pintado a Mahoma los miles de cristianos, judíos, animistas, etc.  incluso musulmanes no extremistas, asesinados a diario por diferentes ramas islamistas.

Por tanto, lo único que tienen que en común todos ellos es que no pertenecen a la rama fetén del islamismo que estos individuos defienden. Por supuesto, la libertad de expresión no les gusta, pero tampoco la libertad de pensamiento, de creencias, de vestimenta, etc. Los extremistas por ejemplo en Paquistán, no dejan oír música, ni ver la televisión ni siquiera leer libros que no sean religiosos. Así que simplemente han sido otras víctimas más de una persecución religiosa contra todo aquel que no piense o actúe de acuerdo con sus cánones. Hay que recordar que la muerte de muchos no islámicos se produce después de que se les diga que deben convertirse al islam o morir.

En segundo lugar, respecto a la libertad de expresión, no estoy de acuerdo con que sea un derecho limitado. Limitado ¿en base a qué? ¿O según lo que dice quién? Una persona religiosa considerará que se insultan sus creencias y por tanto, no querrá que se haga y pedirá un límite a la libertad de expresión. Una persona comprometida con un equipo de fútbol también querrá que nadie se meta con su equipo. Otro que no quiera que los medios de comunicación no se metan con su colegio profesional o con su partido político. ¿Realmente el que alguien que no cree en un Dios determinado tenga un concepto erróneo sobre ese Dios es tan importante como para matar a alguien? Sobre todo, cuando se les acusa de ser violentos y de usar la religión precisamente para cometer actos violentos, el asesinato, el secuestro, la compra de armas de gran calibre, etc. no es la mejor forma de probar que estamos ante personas no violentas.

A diferencia del Papa Francisco, yo no creo que si alguien insulta a mi madre, yo deba pegarle. Primero, porque no es eso lo que mandó Cristo (amad incluso a los que os persigan y poned la otra mejilla). Segundo, porque en los estados democráticos actuales existen suficientes formas de contrarrestar un insulto: existe la posibilidad de ejercitar acciones legales contra aquellos que insulten a tus familiares o a cualquier otra cuestión que te moleste. Algo que desde luego nadie espera de personas que rematan a un policía herido en el suelo, policía que resultó ser musulmán y llamarse Ahmed.

En tercer lugar, me encantaría saber qué van a hacer todos los que han ido a las manifestaciones contra el atentado que mató a los periodistas del Charlie Hebdo cuando se enteren de que la milicia Boko Haram ha asesinado a la friolera de 2000 personas en Nigeria. ¿También se van a poner el hashtag #JeSuisNigeria o en este caso, como son cristianos -por tanto, disputas religiosas que no nos conciernen a los desarrollados que ya no creemos en Dios porque es algo retrógado-, negros y se encuentran lejos, son algo exótico que ver en el telediario de las 9 cuando dicen algo?

Puede parecer muy cínico, pero resulta bastante interesante el comportamiento de los europeos respecto de los hechos que suceden en países que “no son de su ámbito“. Si no me afecta, no me preocupa. Hasta que nos afecta como a los periodistas de Charlie Hebdo.

Por último, me gustaría citar a Benjamin Franklin:

Aquellos que renunciarían a una libertad esencial para comprar un poco de seguridad momentánea, no merecen ni libertad ni seguridad“.

Espero que todo el mundo reflexione sobre ello antes de incrementar todavía más medidas de seguridad que al final sirven de poco porque normalmente siempre son burladas por aquellos que deberían estar más vigilados por ellas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política, Reflexiones, Religión, Sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s