¿La revolución como solución?

Voltaire: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo“.

Aunque sé que no he terminado la evolución histórica referente a las revoluciones (falta todo el siglo XIX casi y el XX), es necesario entender que una revolución en la teoría no necesita ser sangrienta, pero en la realidad normalmente lo son.

Leo que Garzón de IU quiere que haya una revolución,pero no cualquiera sino una que le favoreciese a él como político. De modo que la pregunta que nos tenemos que hacer es: ¿realmente es necesaria hoy una revolución?

Antonio Maura, homme politique espagnol

Antonio Maura (Photo credit: Wikipedia)

D. Antonio Maura ya dijo en su momento que “debemos hacer la revolución desde arriba, no vaya a ser que nos la hagan desde abajo“. Ello conllevaría que sólo si se cambian las cosas desde arriba (se entiende: desde el poder político) de forma correcta, se impediría una subversión desde abajo que, normalmente, conlleva asesinatos con objetivo concreto y muertes adyacentes (lo que se conoce como daños colaterales).

Es cierto que Europa vive un momento difícil. También es cierto que la situación económica es mala y que sólo muy lentamente parece que vamos saliendo de ella. Pero ¿es esta una crisis sólo económica o también de otros valores?

Hace sólo una semana, saltó un escándalo de proporciones épicas en relación a la empresa española Gowex. Nadie sabía nada sobre la situación real de una empresa que se negociaba en un mercado bursátil oficial (el MAB) y que incluso había sido auditada y estaba bajo la supervisión de la CNMV.

Leo con asombro mientras que el Gobierno ha decidido cobrar un canon a los blogs por usar los enlaces de medios de comunicación.

En un momento como el presente, en el que los grandes medios, a veces no dicen toda la verdad que saben, el hecho de que a mí, como blogger, me cobren un canon quiere decir dos cosas:

a) la primera y más obvia, que este blog, que me sale gratis (salvo el tiempo que tardo en escribir), resulta que me va a costar dinero si por algún casual procedo a poner un enlace a un medio.

b) la segunda y menos obvia es que, al tener que pagar, el anonimato se pierde, porque tengo que declarar que este es mi blog y pagar por él.

English: internet Español: internet

internet (Photo credit: Wikipedia)

Precisamente la gracia (y la desgracia) de Internet es el anonimato. El hecho de que, sin ninguna coerción, pueda yo escribir lo que escribo sin que nadie me prohíba escribirlo o sin que tenga consecuencias negativas para mí, salvo que cometa un delito.

Vuelvo por tanto a la anterior cuestión: ¿se necesita una revolución?

Desde mi punto de vista, lo que se necesita no es la revolución que proponen los políticos en general y que consiste en que las ideas que propagan a un lado o a otro tengan más predicamento y por tanto acaban dándoles el poder.

Lo que se necesita es que la gente como gente, y sin estar mediatizados por A o por B, tomen conciencia de las ideas que han estado en las bases de las revoluciones que dieron como resultado una mayor libertad del individuo (de ahí los anteriores posts). Lo que no implica que cada uno haga lo que quiera, porque, por vivir en sociedad, la libertad de cada uno está limitada por la libertad de los demás. Pero desde luego no por la sensibilidad del Gobierno ni de las entidades públicas ni de las corporaciones tanto públicas como privadas ni de las personas que tengan una responsabilidad en cada una de ellas. Ni siquiera simplemente de la libertad de mi vecino si lo que hace me afecta y no tengo obligación de aguantarlo.

English: Free Speech. Luis Ricardo cartoon Esp...

Libertad de expresión. Viñeta de Luis Ricardo. (Photo credit: Wikipedia)

Ello significa que mi libertad de expresión sólo está limitada por el derecho de los demás a que lo que yo diga (si digo algo) sea verdad o a callarme si no quiero hablar. Pero no por una coerción externa, sino porque yo, en ejercicio de mi libertad individual, decido no hablar. Significa que lo que yo diga no sea un insulto simplemente porque un individuo en concreto me caiga mal o desee ponerme en su puesto o tenga cualquier otra motivación espúrea. Toda crítica debe ser constructiva, incluido el insulto (a veces, simplemente describe a una persona o a una situación), pero debemos tener derecho a hacerla. O a no hacerla.

Las medidas como este canon lo único que persiguen es prohibir la crítica, incluso cuando esta es necesaria, simplemente porque quien la hace no es alguien que va con el carnet de una profesión por delante. El Gobierno sí es partidario de la liberalización cuando se trata de bienes que al final acabamos pagando todos. Pero no lo es de la opinión, a pesar de que todos podemos tener una y, precisamente por no ser la misma que la de los demás, nos enriquece, nos hace pensar porque podemos no tener razón y nos hace crecer como personas.

Escándalos como el de Gowex, además, permiten a todo ciudadano reflexionar, de forma que todo el mundo pueda saberlo, sobre la necesidad de determinados controladores (¿quién controla al controlador?) y, además, sobre la regulación que los mismos tienen en nuestro sistema. Realmente no han funcionado. Y ¿por qué yo, como ciudadano, no puedo publicar una opinión sobre esta cuestión, sin tener que pagar por ella a quien sea y, por tanto, sin necesidad de decir mi nombre, apellidos, DNI, etc. y tener que pagar a Hacienda -o a otra entidad-? ¿Es más válida mi opinión si pongo todo mi curriculum en una página del blog que si no lo hago? Si la libre opinión es un derecho fundamental, ¿no debería el Gobierno protegerla frente a quienes no quieren que yo, en ejercicio de ella, escriba de forma libre? ¿Tanto daño hace que un ciudadano anónimo escriba sobre lo que piensa en Internet?

Ni siquiera en el caso en que se gane dinero con el blog, se está solamente usando la información de un tercero, porque lo que los lectores de blogs valoran es la libre opinión del blogger, que es distinta de la información que dan los medios de comunicación. Incluso si no se les enlazase, los blogs seguirían teniendo seguidores. Al final, quien perderá serán los medios, que no obtendrán enlaces de blogueros que se buscarán la vida como puedan para no tener que pagar, pero seguirán dando su opinión de forma libre.

This image was selected as a picture of the we...

This image was selected as a picture of the week on the Malay Wikipedia for the 26th week, 2010. (Photo credit: Wikipedia)

La Declaración de Independencia de los EEUU dice que los seres humanos:

son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se vuelva destructora de estos principios,el pueblo tiene derecho a reformarla o abolirla, e instituir un nuevo gobierno que base sus cimientos en dichos principios, y que organice sus poderes en forma tal que a ellos les parezca más probable que genere su seguridad y felicidad“.

Lo malo no es que sea necesaria una revolución, lo malo es que no hayamos aprendido de las que ya han existido. Ni los gobernantes, ni los ciudadanos. Los primeros, porque no entienden que al campo no se le pueden poner puertas ni tampoco a la libre expresión. Los segundos, porque más allá de la mediatización de los políticos, está la libre conciencia de cada ciudadano y es esa la que es necesario potenciar y por la que cada uno debe luchar, de modo que ninguna voz sea silenciada.

Pero, como ciudadanos, ¿la defendemos? ¿O decimos lo que los demás quieren oír aunque no sea lo que realmente pensamos? Si eso lo hacemos con los que nos rodean, ¿por qué vamos a actuar de forma diferente con el Gobierno?

Como conclusión, creo que no somos lo suficientemente libres, pero no porque el Gobierno o la sociedad no nos deje serlo, sino porque no hemos entendido nada de lo que significa ser libres (actuar de acuerdo con la propia conciencia y ser responsables de dichos actos, ambas a la vez)y mientras que no lo seamos, cualquier revolución que haya será en vano. Siempre habrá tiranos porque siempre habrá quien se tenga por siervo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política, Reflexiones y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿La revolución como solución?

  1. Pingback: El canon del AEDE | El Paraiso de los Idiotas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s