El Derecho penal del enemigo en la lucha contra el yihadismo

En el post anterior, ya mencioné la necesidad de examinar el fenómeno terrorista desde el punto de vista europeo, sin perder de vista que el problema no es sólo de terrorismo, sino de fundamentalismo, cuestión en la que entraré después. Dicha necesidad de examinar el fenómeno terrorista particular derivado del yihadismo, aunque sea necesario para fundamentar políticas específicas para los colectivos de los que se alimenta, puede que no sea muy positivo desde el punto de vista jurídico. El blog Hay Derecho acaba de publicar una entrada en la que se examinar precisamente esta cuestión, analizando el llamado “Derecho Penal del enemigo“. Un extracto:

“Si de la contaminación pasamos a la justificación de la excepción, la conclusión sigue siendo igual de preocupante. En realidad, lo que existe no es el miedo a una derrota militar, sino a una “contaminación política y social”, como demuestra el último libro de Houllebecq, tan expresivamente titulado “Sumisión”. Un miedo a que los ciudadanos dejen de ser, efectivamente, “ciudadanos”. Sin embargo, el Derecho penal del enemigo supone una implícita legitimación de -precisamente- la Yihad o el combate bélico entre combatientes enemigos situados en una relativa posición de igualdad, por mucho que nosotros siempre seamos los buenos. De esta manera, su efecto disuasorio es nulo. Como ha señalado Manuel Cancio (Derecho penal del enemigo) “la mayor desautorización que puede corresponder a esa desafección intentada por el “enemigo” es la reafirmación de la pertenencia del sujeto en cuestión a la ciudadanía general, es decir, la afirmación de que su infracción es un delito, no un acto cometido en una guerra”. La lucha frente a ETA dio un paso de gigante cuando sus militantes consiguieron ser “reducidos” de la categoría de gudaris enemigos a la de simples ciudadanos delincuentes. La retórica bélica en boga no parece, pues, muy recomendable. Todavía menos si nos percatamos de su efecto respecto de la ciudadanía en general, pues fomentará sospechar de quinta columnistas respecto de todos aquellos “próximos” al “enemigo”, ya sea por compartir una religión o una nacionalidad.

Esto último nos corrobora, por si hiciera falta, que lo que realmente está en juego no es la utilidad de estas medidas, sino los principios de un Estado democrático y de Derecho. Al igual que negociar con ETA no era la mejor forma de eliminar la coacción antidemocrática que ella implicaba, sucumbir a la amenaza de devaluar nuestros principios democráticos y liberales mediante la aceptación acrítica del Derecho penal del enemigo no es, precisamente, la mejor forma de luchar contra ella”.

Dicho en lenguaje llano, los terroristas consiguen lo que quieren: sociedades en las que en lugar de libertad, reine el miedo y la represión. Ahora bien, el yihadismo es sólo una parte del problema. Desde luego, es la más espectacular pero a la larga es mucho peor el fundamentalismo, porque es el que acaba dando fundamento moral e ideológico al yihadismo. La diferencia entre ambos es crucial: el yihadismo es terrorismo, basado en los postulados de una religión (sin entrar ahora en si es correcta o no la interpretación pero claramente lo hacen en nombre de Alá). Pero el fundamentalismo es volver a los fundamentos iniciales de una religión: en el caso del islámico, consiste en imitar a Mahoma, que, entre otras cosas, fue un caudillo conquistador que vivió hace más de 1200 años. Normas que en ese momento pudieron parecer un avance, claramente ahora no lo son.

Y es esto contra lo que es más difícil luchar: salvo que se incurra en delito (no sólo físico, sino también económico o, incluso, ideológico, con el enaltecimiento del terrorismo) o se intente subvertir el orden constitucional, el Derecho Penal puede hacer poco, pero habrá que diseñar políticas que consideren esto también, respecto del problema de asimilación social de los inmigrantes de segunda y tercera generación, mucho más proclives al extremismo que sus padres o abuelos. Todos sabemos que el entorno de ETA fue tan o más importante que la propia banda terrorista a la hora de proporcionar justificación, apoyo moral, cobertura y logística a sus actividades criminales (y todavía lo es: sólo hay que ver el proceso contra los abogados de ETA tan actual).

Anuncios
Publicado en Política, Reflexiones, Religión, Sociedad | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

¿Cómo disminuir el yihadismo en Europa?

El título no implica que no haya que considerar las causas en otros países, pero, a los efectos de la nueva legislación que se va a aprobar en breve, es necesario aclarar cuáles son las causas que llevan a determinados individuos a unirse a la Jihad en sociedades libres, en las que se puede actuar como cada uno considere conveniente. En una serie de posts, vamos a examinar los artículos publicados al respecto por el Real Instituto Elcano.

Lo primero que nos puede parecer es que los atentados de París han sido cometidos por terroristas de entidades enfrentadas por la supremacía del terror: Al-Qaeda e ISIS (mejor llamarles DAESH que no les gusta). Ambas comparten la misma ideología: el salafismo yihadista, así como los fines, pero difieren en tácticas y en la secuencia temporal. Sin embargo, precisamente por esta unidad ideológica y fines es posible que en un período de tiempo no muy largo acaben cooperando, algo que ya descuentan bastantes expertos en contraterrorismo al estudiar este fenómeno. Seguir leyendo

Publicado en Política, Reflexiones, Religión | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

Hallan muerto al fiscal que acusó a Cristina Kirchner de encubrir a Irán

Así lo ha contado la Seguridad de la Nación, órgano del gobierno argentino. Y suena tan mal como parece. Cada uno que saque las conclusiones que considere oportunas.
Más aquí.

Publicado en Política, Reflexiones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

“Lo que beneficia a la extrema derecha es la negación de un problema que está a la vista”

European Council on Foreign Relations

European Council on Foreign Relations (Photo credit: Wikipedia)

Interesantísimo artículo del blog de European Council on Foreign Relations sobre los atentados de París:

Let’s not hide behind the conveniently liberal thought that Islam needs more protection in Europe, or that we should commit even further to communitarianism. This path does not lead to any solution, and is perceived only as weakness. The clerics and organizations that abound in Islam should now be put under pressure to reform and police themselves, and they should not only accept but proclaim that they will live by European rules – those of an open and free society – not along a lighter version of sharia and terrorism.

Some will argue that calling the wolf a wolf actually benefits our far right parties, who have often cried wolf. This is not true. What benefits the far right is the denial of a problem which is in plain view. The task ahead is to make Muslims living in Europe – including refugees fresh from the Syrian disaster – conscious that they must make an overt, self-conscious choice to stand unabashedly against an interpretation of Islam that is incompatible with free thinking.

Publicado en Política, Reflexiones, Religión, Sociedad | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Nigeria denuncia la pasividad de los países occidentales ante Boko Haram

Como era de esperar, Nigeria ve en la falta de eco en los medios internacionales de la barbarie, obra de Boko Haram en su país, y, sobre todo, en la falta de apoyo internacional a sus víctimas, una evidente injusticia y un doble rasero, si se compara con las producidas después de los atentados de París.

Doro Gowon Satellite view on 2 Jan 2015 and 7 Jan 2015

 

Amnistía Internacional ya ha publicado las fotos de un satélite antes y después del ataque de Boko Haram que muestran la destrucción producida por los terroristas islámicos, cuyo slogan se traduce por “la educación occidental es pecado”. Se estima que alrededor de 2.000 personas fueron asesinadas ese día.

Como también es lógico, en Change.org, ya hay una petición para intervenir en el país. Si quien lee quiere que se haga algo, le pido que la firme. Porque como dice esta viñeta:

por qué nos matan a nosotros si ni siquiera tenemos lápices

El Washington Post considera que no es necesario hacer nada en el país porque es lo suficientemente rico como para apañárselas solo y que las campañas anteriores sobre Nigeria no han dado ningún resultado (por ejemplo, la de #Bringbackourgirls no hizo que el gobierno nigeriano encontrase a las niñas secuestradas). De hecho, afirma que estos ataques son sólo una forma de influir en la campaña electoral.

Lo pongo para que, si alguien la firma, sepa los pros y los contras de firmarlo. Que cada uno haga lo que su conciencia le dicte.

 

 

Publicado en Política, Reflexiones | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Syriza: ¿Cambio de programa o simple marketing pre-electoral?

English: Alexis Tsipras in a press conference ...

English: Alexis Tsipras in a press conference in Komotini. 13.11.2008 (Photo credit: Wikipedia)

Tsipras, el referente de Pablo Iglesias aka Pablemos, ha cambiado sus posturas en varias cuestiones claves: el pago de la deuda, los acuerdos de la “troika”, el Banco Central Europeo o la continuidad de Grecia en el euro.

Resulta chocante y, hasta cierto punto  cómico, que partidos que venden a la opinión pública una forma “distinta” de hacer las cosas y una crítica constante a lo que ellos llaman “casta política” (está por ver si sus integrantes son tan ajenos a ella como quieren hacernos ver), empiecen con las mismas actitudes que los demás: variando sus programas para asegurarse los resultados electorales.

Veremos si en España ocurre lo mismo.

Publicado en Política, Reflexiones | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Sobre la libertad de expresión y los atentados de París

Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír”. George Orwell.

Los atentados de París, si han hecho algo, ha sido conmover a todo el mundo, en especial el tiroteo al semanario satírico Charlie Hebdo, algo que no hacen el resto de atentados que, a diario, ocurren en el mundo. ¿Suponen una encrucijada? EL tiempo lo dirá, aunque creo que las posiciones están hace mucho tiempo ya fijadas.

Sin embargo, creo que, desde mi humilde punto de vista, existen una serie de cuestiones que no se han considerado o se han considerado erróneamente. La primera, sin duda, era contra qué iban los terroristas. Evidentemente, las caricaturas de Mahoma no eran los dibujos favoritos de los terroristas (los hermanos Kouachi y Coulibaly), pero hay que recordar que en el mismo día murieron 4 judíos y otros 6 salvaron la vida de milagro tras el asalto al supermercado kosher por el islamista Coulibaly quien previamente había asesinado a una policía municipal y herido a otro tras fingir una colisión de tráfico. Que sepamos ni los judíos ni los policías municipales habían pintado a Mahoma ni habían hecho nada especial que usted, lector, o yo no hagamos todos los días. Tampoco han pintado a Mahoma los miles de cristianos, judíos, animistas, etc.  incluso musulmanes no extremistas, asesinados a diario por diferentes ramas islamistas.

Por tanto, lo único que tienen que en común todos ellos es que no pertenecen a la rama fetén del islamismo que estos individuos defienden. Por supuesto, la libertad de expresión no les gusta, pero tampoco la libertad de pensamiento, de creencias, de vestimenta, etc. Los extremistas por ejemplo en Paquistán, no dejan oír música, ni ver la televisión ni siquiera leer libros que no sean religiosos. Así que simplemente han sido otras víctimas más de una persecución religiosa contra todo aquel que no piense o actúe de acuerdo con sus cánones. Hay que recordar que la muerte de muchos no islámicos se produce después de que se les diga que deben convertirse al islam o morir.

En segundo lugar, respecto a la libertad de expresión, no estoy de acuerdo con que sea un derecho limitado. Limitado ¿en base a qué? ¿O según lo que dice quién? Una persona religiosa considerará que se insultan sus creencias y por tanto, no querrá que se haga y pedirá un límite a la libertad de expresión. Una persona comprometida con un equipo de fútbol también querrá que nadie se meta con su equipo. Otro que no quiera que los medios de comunicación no se metan con su colegio profesional o con su partido político. ¿Realmente el que alguien que no cree en un Dios determinado tenga un concepto erróneo sobre ese Dios es tan importante como para matar a alguien? Sobre todo, cuando se les acusa de ser violentos y de usar la religión precisamente para cometer actos violentos, el asesinato, el secuestro, la compra de armas de gran calibre, etc. no es la mejor forma de probar que estamos ante personas no violentas.

A diferencia del Papa Francisco, yo no creo que si alguien insulta a mi madre, yo deba pegarle. Primero, porque no es eso lo que mandó Cristo (amad incluso a los que os persigan y poned la otra mejilla). Segundo, porque en los estados democráticos actuales existen suficientes formas de contrarrestar un insulto: existe la posibilidad de ejercitar acciones legales contra aquellos que insulten a tus familiares o a cualquier otra cuestión que te moleste. Algo que desde luego nadie espera de personas que rematan a un policía herido en el suelo, policía que resultó ser musulmán y llamarse Ahmed.

En tercer lugar, me encantaría saber qué van a hacer todos los que han ido a las manifestaciones contra el atentado que mató a los periodistas del Charlie Hebdo cuando se enteren de que la milicia Boko Haram ha asesinado a la friolera de 2000 personas en Nigeria. ¿También se van a poner el hashtag #JeSuisNigeria o en este caso, como son cristianos -por tanto, disputas religiosas que no nos conciernen a los desarrollados que ya no creemos en Dios porque es algo retrógado-, negros y se encuentran lejos, son algo exótico que ver en el telediario de las 9 cuando dicen algo?

Puede parecer muy cínico, pero resulta bastante interesante el comportamiento de los europeos respecto de los hechos que suceden en países que “no son de su ámbito“. Si no me afecta, no me preocupa. Hasta que nos afecta como a los periodistas de Charlie Hebdo.

Por último, me gustaría citar a Benjamin Franklin:

Aquellos que renunciarían a una libertad esencial para comprar un poco de seguridad momentánea, no merecen ni libertad ni seguridad“.

Espero que todo el mundo reflexione sobre ello antes de incrementar todavía más medidas de seguridad que al final sirven de poco porque normalmente siempre son burladas por aquellos que deberían estar más vigilados por ellas.

Publicado en Política, Reflexiones, Religión, Sociedad | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario